Situado estratégicamente en la cara norte de los Pirineos, Les es la puerta natural a la Val d’Aran desde la región francesa de la Haute-Garonne, y uno de los principales puntos de paso de las llamadas “rutas de evasión”, o “rutas de la libertad” durtante la Segunda Guerra Mundial.

Se ha dicho mucho y se ha escrito más sobre la importancia que tuvieron las localidades del Pirineo catalán en la salvación de miles de vidas aliadas entre 1939 y 1945. Se han descrito pueblos, señalizado caminos, reconvertido cárceles en museos de la memoria y hasta se han levantado monumentos; y  sin embargo, aunque parezca extraño, prácticamente no se sabe nada de las personas que hicieron de estos caminos una esperanza real de vida para judíos y demás huídos del nazizmo.

En Les, los caminos tienen nombres y apellidos, como el de Françoise Bielinski. Niña judía que llegó al puesto fronterizo junto con su familia huyendo de la persecución alemana, y a la que un guardia civil hispanizó su nombre por el de “Paquita Bielinski” en las muchas horas que tuvieron que esperar antes de que se procediera a autorizar su entrada de manera provisional en territorio español.

Al igual que en Sort, el trámite normal de “acogida” era la expulsión inmediata, como en el caso de un grupo de niños judíos polacos que la aduana española entregó a los oficiales de la Gestapo en la frontera con Francia y que fueron posteriormente asesinados; o la detención, hasta la llegada de las instrucciones definitivas de las autoridades competentes de Lleida.

Los refugiados permanecían en hoteles, posadas de la población o incluso eran acogidos por familias hasta su envío a la prisión de Sort o al campo de concentración de Miranda de Ebro. La espera podía durar semanas e incluso meses, ya que durante el invierno, y debido a la nieve, Les quedaba completamente incomunicada. Pero este no fue el caso de los Bielinski.

Se sabe ahora con total seguridad, que la familia pudo escapar al completo gracias a un plan pactado entre algunos habitantes del pueblo y un guía. Historia olvidada por mucho tiempo, y rescatada por diversos historiadores, que confirmaron que al igual que con los Bielinski, una parte importante de sus habitantes acogió de manera totalmente desinteresada a otros judíos y aliados perseguidos. Testimonios de salvados, pero también de salvadores.

Es el caso de un administrador de la aduana de Les, Miguel Giner, al que un oficial alemán de fronteras le había confirmado que la SS mataba a los judíos que España devolvía. Giner se convirtió en uno de esos ángeles de los Pirineos que ayudaron a salvar cientos de vidas en 1943.

En la actualidad no queda nada del puesto fronterizo, ni de la aduana española. En su lugar se han construído una carretera y el muy conocido hotel Juan Canejan, cuyos propietarios participaron en los acontecimientos de 1943 y que es ahora gestionado por sus familiares directos.

¿Qué es Les entonces? Para muchos de los visitantes, un pueblo pirenaico pintoresco, con calles por las que el tiempo prácticamente no ha pasado. Sin embargo, para los que hemos tenido la oportunidad de conocer sólo un poco de su historia reciente, Les fue uno de los pocos reductos de esperanza que quedaban en Europa para aquellos que tenían a la libertad y a la vida como razones fundamentales de su existencia.

CÓMO IR

El acceso a la Val d’Arán se hace a través de 4 vías de comunicación:

  1. Desde el Pallars por el Puerto de la Bonaigua (2.072 m.), la carretera C-142 recorre los 48 km que hace el valle hasta la frontera a Pont de Rei.
  2. La más frecuentada, es la del túnel de Vielha que, con 5.173 m de longitud, une la Ribagorça (entrada sur: 1.626 m.) con el Aran (boca norte del túnel a 1.390m.).
  3. Desde Francia, por Pont de Rei, se llega la carretera francesa N-618 que se convierte con la C-142.
  4. Y desde Bagneres de Luchon pasando por el Portilló, la carretera francesa N-125 se convierte con la C-141, hasta Bossòst.

El acceso en coche desde:

BARCELONA (340 Km):

Por Autopista: Barcelona – Lleida (A2), Torrefarrera, Benabarre, Pont de Suert, Val d’Aran.

Por carretera: Barcelona – Igualada (N-II), Torrefarrera, Benabarre, Pont de Suert, Val d’Aran. Barcelona, Manresa, Túnel del Cadí, La Seu d’Urgell, Sort, Port de la Bonaigua, Val d’Aran.

MADRID (650 Km):

Autovía Madrid – Zaragoza, autopista a Lleida (salida 5), NII dirección Benabarre, Pont de Suert, Val d’Aran

En transporte público: la compañía de transportes Alsina Graells cubre el servicio de transporte público hasta la Val d’Aran con líneas regulares y servicios diarios desde Barcelona y Lleida. La misma compañía ofrece también un servicio de transporte que conecta las diferentes poblaciones aranesas.