La ocupación que vivía Francia y la necesidad de huir de lo que hoy se conoce como la “Solución final del problema judío”, objetivo del estado nazi en 1941, hicieron que aproximadamente 65.000 personas se vieran obligadas a cruzar los Pirineos en las condicionas más extremas. Hombres, mujeres y niños judíos, refugiados políticos, y aviadores aliados derribados intentaron desde 1939 pasar por España para volver a la Gran Bretaña o embarcarse hacia los Estados Unidos.

La localidad de Sort, cerca de la frontera con Francia, fue uno de los lugares de paso de aquellos que utilizaron las rutas pirenaicas del Pallars Sobirà o de la Val d’Aran para entrar a territorio español. Fue una parada obligatoria debido a los fuertes controles del ejército franquista, que desde 1939 estuvo presente en el Pirineo catalán. El objetivo: controlar las acciones de la resistencia del maquis y la entrada de personas “no deseables” en territorio español.

El procedimiento de detención fue el mismo en prácticamente todos los casos: captura a los pocos minutos de pasar a territorio español y luego internamiento en la prisión de Sort hasta que el Juzgado Provincial de Lleida determinaba su suerte. El confinamiento duraba varias semanas y el futuro de cualquier detenido dependía de varios factores. En el caso de los oficiales aliados, la detención se realizada inicialmente en la cárcel para luego ser trasladados a hoteles en Sort, como el antiguo Hotel Pessets.  Normalmente la Cruz Roja, por intermediación de la embajada americana o inglesa, conseguía la autorización para su salida de España. Sin embargo, no todos corrían con la misma suerte. Los judíos y los refugiados políticos fueron los que tuvieron la situación más difícil. Los hombres eran confinados en la prisión, mientras que las mujeres y los niños en pensiones o en casas de familias de la localidad, previo acuerdo de pago.

Con tan solo 24m2 de tamaño, este pequeño centro de reclusión se encontraba frecuentemente saturado con una población flotante de más de 50 personas. Solo semanas después y por orden del juzgado, algunos eran liberados, otros enviados a campos de concentración dentro del estado español, y los que no eran reclamados por nadie eran deportados a la Francia ocupada.

De acuerdo con los registros originales, se estima que entre 1939 y 1944 pasaron por la prisión de Sort 2.660 exiliados  de los cuales 1.288 franceses, 407 canadienses y 235 polacos. Los caminos, las rutas y las historias de esas personas que transitaron los Pirineos son hoy conocidos como los “Caminos de la Libertad”.

Desde 2007, la prisión fue reabierta y convertida en un museo gratuito que recuerda las miserias y peripecias de todos aquellos que pasaron por ella. La Prisión Museo de Sort exhibe diariamente documentos, fotografías y restos militares originales de la época. Es una visita recomendable que no necesita mucho tiempo, pero básica para saber que en los Pirineos encontramos mucho más que naturaleza.

Si me preguntan cuál fue mi sensación al visitar la prisión-museo, la describiría como diminuta y gigante. Diminuta por su tamaño y por el poco conocimiento que se tiene de sus implicaciones; pero gigante por todas y cada una de las 2.660 historias personales con nombres y apellidos que han quedado impregnadas en los poco más de 24m2 que tiene la prisión. Historias que nos enseñan que en las situaciones más desesperadas y de completa injusticia, la esperanza y la generosidad son valores que determinan el ser humano.

CÓMO IR

Servicio diario de autobuses: www.alsa.es desde la Estación del Nord de Barcelona (+34 902 303 222). El precio aproximado ida/vuelta es de 62 euros. Solo hay un autobús al día.

Coche: si viene de Barcelona el trayecto tiene 224km y una duración promedio de 2h 50 min. Ver mapa adjunto. Es altamente recomendable y más económico viajar en coche, ya que no hay un buen sistema de transporte público de Sort a los pueblos y lugares turísticos cercanos.

EL MUSEO

La Prisión Museo de Sort está ubicado en la Plaça de Sant Eloi, 8; 25560 Sort (Pallars Sobirà). Se pueden realizar visitas concertadas contactando con el museo por correo electrónico (museu@camidelallibertat.cat) o telefónicamente al +(34) 973 620 010 / +(34) 973 621 002. Lamentablemente, sus horarios de apertura son limitados: domingo 12:00–14:00, martes y sábado de 12:00–13:30 y de 18:00, el resto de días de la semana está cerrado.